El diseño es una herramienta creativa que puede ser esclava de grandes empresas y puede enfocarse en la creación de necesidades para los consumidores; pero también, puede contribuir a solucionar problemáticas sociales, a esto ultimo se le conoce como diseño social, y nace de la contraposición del concepto de diseño orientado a fines meramente comerciales En+ (en positivo) lo define como: “El diseño de plataformas y procesos que lleva a la gente a participar y contribuir en la creación de una solución…” Esto es; el diseño de un mundo mejor y más sostenible.

Como  diseñadores tenemos una gran responsabilidad con la sociedad; no se puede diseñar sin considerar el impacto ambiental, el usuario; su actual contexto social, económico y cultural para que de esta manera el diseño funcione y solucione una necesidad real. Al proponer un proyecto que modificara el contexto y la dinámica social de un lugar tenemos que conocer las historias, aspiraciones, deseos y necesidades de la gente que lo habita.

IMG_1061
Colaboración de AMBULARE en el proyecto HOLA VECINO en “Las casitas” en Jamay, Jalisco.

Involucrar en el proceso a todos los actores implicados en el entorno en donde se ejecutara un proyecto de diseño; organizaciones civiles, autoridades, instituciones actuar en conjunto con otras disciplinas; Arquitectura, Ingeniería, Biología, Psicología, etc. Pero sobre todo debemos incluir a quienes serán los usuarios, a la gente que además de ser quienes mejor conocen la problemática por que día a día viven con ella; son ellos los que pueden definir las prioridades dentro de su contexto, quien cuidara y podrá respetar el proyecto porque fue tomado en cuenta. Será los ojos del proyecto cuando este concluya, se apropiaran de su espacio, lo sentirán suyo y le darán vida.

Tania Chávez

Referencias: disenosocial.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *