Javier lleva practicando artes marciales pero enfocado en capoeira desde hace 15 años, por otro lado Noe lleva un año aprendiendo esta técnica, ambos son alumnos activos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), ellos practican esta arte marcial en el Deportivo Reynoso (ubicado a un costado de la Alameda Norte en Azcapotzalco frente a Tecnoparque), platicamos con ellos sobre sus experiencias y usos del espacio público y esto fue lo que nos contaron.

Por su parte Javier es quien enseña el arte marcial y esto fue lo que nos compartió.

“Normalmente practicamos capoeira en la UAM Azcapotzalco, pero por las dificultades técnicas (la huelga que estallo desde el pasado mes de Febrero) nos vinimos al Deportivo Reynosa, ya con anterioridad he hecho capoeira en espacios públicos como en Tepotzotlán, Izcalli y ahora aquí en el Deportivo.”

“Siento que este deporte esta muy cotizado en espacios privados, hay mucha mafia y esta corrompido, ahora yo soy mundialista en artes marciales, pero antes de ser mundialista nadie me pelaba, ninguna institución pública quería darme clases ni nada, ya hasta que tienes cierta reputación es cuando te aceptan, sin embargo en los espacios públicos siento que es mejor porque la gente no conoce la capoeira o no esta tan familiarizada con ella, cuando ya formaste un grupo grande la gente pasa por aquí y te ve, les llama la atención, se acercan, les gusta, preguntan, piden informes y se agregan al grupo, es una forma de atraerlos al deporte.”

Además de dar clases aquí en el deportivo también doy en el gimnasio de Tepotzotlán y Academia mundo Cuau de Izcalli.

“Considero que en los espacios públicos se pueden hacer muchas cosas pero ya hay mucha malicia en el aspecto de que la policía viene y te pregunta que estas haciendo o te quitan, considero que deberían de dar un poco más de libertad y que apoyaran estas causas porque hay personas que no tienen un título, ya que tener un título de profesor de artes marciales cuesta mucho y la verdad es que hay muchos talentos dando clases en los espacios públicos, ya que en los espacios privados las clases y espacios están apartados para otras personas.”

 

Por su lado Noe es la primera vez que hace deporte en espacios públicos y hasta ahora dice que ha sido una experiencia muy bonita, ya que le gusta mucho porque es más tranquilo que dentro de un gimnasio.

Sin duda el espacio público permite una gran flexibilidad de usos y apropiaciones, permite dinámicas de convivencia, anima al deporte y promueve lazos entre la comunidad que lo utiliza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *