Mercado, ese espacio representativo de la cultura y vida diaria mexicana, un espacio de representación simbólica del proceso cotidiano de comprar y vender, convirtiendo este ritual de los mexicanos en un festín de sabores, colores, costumbres, el ir y venir del bullicio de las personas en este espacio donde se grita, se ríe, se habla, se canta y se vive la vida pública y vida cotidiana de los individuos que lo viven y lo disfrutan.

Históricamente el mercado público ha estado presente en la vida de los mexicanos, ya que el comercio ha sido, y es, una de las actividades principales de la sociedad debido a que por medio de esté la sociedad puede satisfacer necesidades como el suministro de bienes comestibles.

Remontándonos un poco a la historia, vestigios encontrados de la civilización Olmeca han dejado al descubierto que esta cultura tuvo contactos comerciales más allá de las costas del Golfo, siendo un indicio de los primeros intercambios comerciales más allá del territorio nacional [1], por lo cual esta forma de comercio fue el primer antecedente del mercadeo en la sociedad antigua sin ser un lugar cerrado dedicado al comercio.

Por otro lado, el concepto de Mercado en México se remonta hacia el siglo XIII, con la tradición comercial de cuando México tenía 5 lagos que en temporada de lluvias se conectaban entre sí manteniendo con ello una vida comercial entre los pueblos antiguos de Nahuas y Tecpanecas. Alrededor del 1500 en el lago de Texcoco se situaba la bellísima y gran Tenochtitlán, la cual tenía varios puertos pesqueros donde llegaban los tributos al señorio mexica, como pieles finas, plumas, oro, plata, algodón, maíz, chiles, guajolotes, chapulines, obsidiana, joyas, turquesa, coral y jade (Larios, 2004).

Ilustración 1) Litografía que refleja el aspecto exterior del Mercado del Parián. Fuente: www.elconfidencial.com

Desde las antiguas civilizaciones el papel del comercio ha estado presente en la vida cotidiana de los mexicanos, siendo en el imperio azteca donde esta práctica se ve reflejada en investigaciones realizadas que muestran una practica extensa del comercio que se basaba en el mercado al aire libre con la práctica del trueque.

En pleno esplendor mexica los grandes puertos ribereños de México, como el caso de Chalco, Xochimilco, Azcapotzalco, Iztapalapa, Texcoco se habían vuelto plazas comerciales especializadas. En el tiempo de la conquista el espacio que genero mayor impacto en los colonizadores fue el gran mercado de Tlatelolco que dejaba al descubierto la gran producción y riqueza con la que contaban los mexicas, que además cuidaban que todos los puestos estuviesen organizados según los productos que se ofrecían, ya que en una sección se encontraban los vendedores de animales, los puestos de cocina[2] de la cual se desprende la característica tradición y costumbres de las diferentes regiones del país, exponiendo el uso de especias, verduras, mezcla de ingredientes y sabores que hacen única la magia culinaria del país. Además de frutas y verduras también se comerciaban hiervas utilizadas mayormente con fines medicinales.  Es así pues como el mercado se convierte en un icono y símbolo de variedad, mixtura de bienes y mercancía, en la que cada bien tiene un valor, una historia por ser contada, donde se vuelca en un festín de sentidos en el cual, el espectador, curioso, comprador se ve envuelto.

Ya durante el periodo de la colonia la tradición prehispánica de contener el intercambio de bienes en las plazas públicas se fusiona con la tradición europea del mercado, dando paso con ello al mercado con establecimientos fijos y una estructura techada sin estar expuesta a la intemperie, dicha forma se le denomino “El Parián” (Larios, 2004), el cual fue un mercado inaugurado alrededor de principios de 1700 y que se encontraba en la esquina suroeste de la plaza mayor, sitio donde se comerciaba a precios razonable y donde podían encontrarse infinidad de artículos (ver ilustración 1)

En el México contemporáneo, debido al crecimiento poblacional del país, en la década de los cincuenta el gobierno comienza a construir diversos mercados en diferentes puntos de la ciudad de México, esto con la finalidad de satisfacer la demanda de bienes y servicios de la sociedad.

¿Por qué será que los mercados atraen tanto a la gente?

Hay muchas explicaciones posibles: a la gente le gusta ver más gente, el mercado es tan antiguo como la ciudad, a la gente le gusta ver a los demás haciendo lo mismo que hacen, o les gusta ver comida, o cómo la preparan, o la sirven.

Con la modernización de las ciudades, con la globalización, empezamos a recibir y comprar cosas con demasiados envoltorios, demasiado preparadas, en espacios con demasiados acabados. Ya no vemos las cosas en su estado original. Por eso la nostalgia de ver productos, frutas, verduras, carnes, pescados en estado natural nos atrae.

[…] Todos nos cansamos de ver las cosas demasiado iguales, un centro comercial normal nos excluye de la ciudad, con sus tiendas tan iguales hasta el punto de que no sabes en que ciudad estás. [3]

J.Lerner.

Estableciéndonos en la tradición del mercado, pero direccionándonos hacia el occidente, Guadalajara, el Mercado Libertad o mejor conocido en la vida cotidiana de los tapatíos como mercado San Juan de Dios, es uno de los mercados más emblemáticos y con mayor tradición y vida cotidiana de la perla de occidente, ya que al estar ubicado a las orillas del antiguo río San Juan de Dios (el cual atravesaba por su centro a la ciudad), se vuelve en un punto de referencia para locales y turistas en la ciudad ( ver ilustración 2).

Ilustración 2) Interior Mercado San Juan de Dios. Fuente: Propia

 

En 1888 se edificó el primer mercado de San juan de Dios , en la década de los 20´s con Guadalupe Zuno se tiró el viejo mercado y se construyó uno nuevo[4], pero no fue hasta los años 50´s en 1959 que el arquitecto Alejandro Zohn diseña el mercado como se conoce en la actualidad del siglo XXI, el cual además, fue declarado en 2003 Patrimonio Cultural y Artístico del Reglamento del Centro Histórico y Barrios Tradicionales del Ayuntamiento de Guadalajara (Vásquez, 2013).

Este mercado se caracteriza por sus inigualables formas arquitectónicas de techos paraboloides, además de ser el mercado techado más grande de América Latina (Vázquez, 2014). El mercado cuenta con tres niveles, dos patios centrales en su interior y un estacionamiento. Cada nivel y pasillo de este espacio emblemático de la vida cotidiana de los tapatíos se ve envuelto por el excepcional olor a birria y tortas ahogadas, el color de sus artesanías, el bullicio de los vendedores de frutas y verduras, carnes, ropa, calzado, música, joyería y cualquier articulo inimaginable, además del penetrante olor a hiervas y veladoras de los puestos que ofrecen hechizos y amarres (ver ilustración 3).

Ilustración 3) Vida cotidiana dentro de los pasillos de San Juan de Dios. Fuente: Propia

 

Recorrer cada pasillo y corredor de este espacio se vuelve una experiencia única al ser un lugar lleno de vida pública y vida cotidiana de locales, tapatíos y curiosos que lo visitan o lo frecuentan.

Cabe señalar, que, sin duda alguna, algo que caracteríza la vida cotidiana de este sitio (además de ser conocido como “San Jhony Boutique”[5]) es el representativo altar a la figura de algún Santo o la virgen, siendo en el caso de este mercado la figura de la Guadalupana.

Es pues así como el mercado se vuelve un espacio de referencia para los mexicanos en su vida diaria, ir al mercado es como ir a la plaza, es vivir la vida pública del lugar con su bullicio y la gente que lo habita y lo recorre, desde el clásico -“pásele güerita que está buscando”, hasta el pilón en la compra de alimentos, son símbolos particulares de la vida cotidiana en los mercados, contando además con elementos claves como la venta de frutas y verduras, carnes, cereales, el emblemático puesto de jugos-chocomiles y el de flores. El mercado se vuelve un referente en la vida cotidiana de los barrios, subsistiendo contra los grandes supermercados, que a diferencia de estas cadenas comerciales, el mercado ofrece una experiencia sensorial y emocional, donde el recorrer sus pasillos se vuelve un ritual en las familias mexicanas para ir a abastecerse de los alimentos o bienes necesarios para la cocina y el hogar, donde se puede visitar desde un mercado misceláneo con variedad de productos, hasta mercados especializados en la venta de carnes, mariscos, e incluso santería.

 

Referencias

Larios, A. (2004). Rehabilitación del mercado Michoacán y su entorno. En A. Larios, Rehabilitación del mercado Michoacán y su entorno. Puebla: UDLAP.

Vázquez, E. (12 de Diciembre de 2013). El mercado Libertad ronda los 55 años. Milenio.

Vázquez, E. (26 de Junio de 2014). Los mercados: recintos de tradiciones . Milenio.

“Historia de los Mercados en México” – Sistema de Información Cultural http://sic.cultura.gob.mx/ficha.php?table=gastronomia&table_id=106

“Guadalajara ciudad de las rosas”-San Juan de Dios- http://guadalajara.net/html/barrios/03.shtml

“Historia de los mercados”- Ombligo de la Luna- http://www.elombligodelaluna.com.mx/historia-mercados

“Acupuntura Urbana”-Jaime Lerner-Distrito activo-Arquitectos Sen Fronteiras https://puexplora.files.wordpress.com/2011/03/acupuntura-urbana-jaime-lerner.pdf

[1] Información extraída del artículo “Historia de los Mercados en México” – Sistema de Información Cultural- http://sic.cultura.gob.mx/ficha.php?table=gastronomia&table_id=106

[2] Información extraída de “Historia de los mercados”- Ombligo de la Luna- http://www.elombligodelaluna.com.mx/historia-mercados

[3] Texto extraído de “Acupuntura Urbana”-Jaime Lerner-Distrito activo-Arquitectos Sen Fronteiras https://puexplora.files.wordpress.com/2011/03/acupuntura-urbana-jaime-lerner.pdf

[4] Guadalupe Zuno era el presidente de Guadalajara en aquella época. Texto extraído de “Guadalajara ciudad de las rosas”-San Juan de Dios- http://guadalajara.net/html/barrios/03.shtml

[5] Entre las generaciones de jóvenes el mercado es llamado “San Jhony boutique” como una sátira a las grandes boutiques y malls citadino, ya que básicamente en este mercado se encuentra todo, y si no lo tienen, te lo consiguen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *