Nadie conoce mejor las calles de Jamay como “El chino” quien después de un accidente perdió la vista pero no las ganas de continuar con su vida normal. “Todos los días salgo a vender cacahuates, periódico o chicles ando de arriba a abajo, por todos lados, me he ido hasta a Tijuana yo solo” El Chino no le tiene miedo a nada.

11421427_872566516113864_1495140548_n

En el pueblo las banquetas son angostas e irregulares; el chino le regresa a las calles el sentido, dándole prioridad al peatón. “Conozco a mucha gente y todos me ayudan o me avisan para que no choque con nada” Es un gran ejemplo para todos en el pueblo. Se escucha un bastón y la gente grita “Pásale chino…que te vaya bien” Todos en Jamay conocen, quieren y respetan al Chino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *