Doris Ávalos “El Adorisrte en mi ciudad”

Vivo hace 7 años en la colonia Americana en Guadalajara, soy artista plástico que se dedica a otro tipo de arte como la mixelogía, la gastronomía y música.

Recuerdo hace tiempo que estaba la ciudad llena de festivales culturales y exposiciones ya sean visuales o gráficas. Hoy en día si existe  pero disminuyó en gran cantidad, yo sabía que es por un recorte de dinero del gobierno, yo me pregunto -¿Sí antes era más fácil cultivarte, qué pasará hoy en día con los más jóvenes?

Los más grandes tenemos que ser su ejemplo, pero uno bueno de intentar cultivarlos con un poquito de arte.

Mis propuestas.

https://www.facebook.com/groups/140053236166941/?fref=ts

https://www.facebook.com/mexicaniam?fref=ts

https://www.facebook.com/LoveOnRcs?fref=ts

Apoyando el arte juvenil.

Ahora sí pensamos en los ámbitos artísticos y culturales, este año se dio la desgracia del cierre de galerías por falta de dinero y apoyos, así que hoy en día en nuestro querido entorno turístico ya no podremos apreciar obras como la que parecía ser una figura de sombras pintadas desde el piso hasta lo más alto del edificio, o el acceso libre a observar las piezas expuestas en otras galerías, el rentar una bicicleta para disfrutar el andador o el entrar para admirar alguna galería, y al perder todo esto se queda un gran hueco en nuestra ciudad. Sería ridículo quejarnos siempre, por que esto es algo que pasa todos los años y es común, así que siempre quejarnos sería como disgustarse por algo que siempre ha estado mal desde un principio, porque esto siempre ha sido así, pero nosotros también siempre hemos sido igual.

En Guadalajara han existido dos tipos de pensar, en las cosas nuevas y en las cosas de siempre.

En las cosas nuevas esta de ejemplo la nueva línea del tren, en donde a principios de este año confiábamos que por lo menos se iba a finalizar en 4 años, pero desde hace un mes hasta el momento ha sido un claro ejemplo de que un elefante rojo se puede alimentar hasta la eternidad.

Sabemos que cada año puede suceder lo mismo y en Guadalajara  dudamos de los beneficios que prometen a largo plazo. Ya no confiamos en que un congreso mundial pueda traernos beneficios, pues terminando las elecciones en el estado, Guadalajara regresará a su realidad, los baches se volverán abrir y estamos como estamos, y quejarnos sería hacer lo mismo de siempre. Sí nos molesta que Guadalajara  no cambie la forma en que el gobierno la maneja con sus promesas fallidas e incompletas, nosotros debemos cambiar también. Quejarnos sería ser igual a lo que nos molesta de nuestro gobierno, pues sí el gobierno es la institución en el estado en donde gubernatura tras gubernatura sigue siendo lo mismo, nosotros seremos los de Guadalajara que año tras año solo seguimos quejándonos y así seremos siendo lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *